Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

El aire es una mezcla de gas compuesta en un 78% de nitrógeno, un 21% de oxígeno y un 1% restante de varios gases (CO2, vapor de agua, etc.). El vapor de agua no es fácilmente perceptible por el hombre: Sólo se aprecia en algunas situaciones cuando, por ejemplo, se encuentra con una superficie fría (como una ventana), transformándose en condensación.

Habitando diariamente una casa (lavando, bañándose, cocinando) se produce el vapor de agua. Cocinando se produce entre 600-1500g/h, bañándose entre 700 g/h, duchándose entre 2600 g/h de humedad. Sumando toda la humedad que uno produce en casa (hablando de una familia media compuesta por dos adultos y dos niños), se llega a la formación de entre 12-15 litros de agua al día.

Esta enorme cantidad de humedad evidencia la importancia de aislar correctamente y de habitar de forma correcta la casa. La cantidad de humedad existente en una casa viene absorbida sólo parcialmente por el propio aire, por tanto, la humedad que excede, si no es transportada con una correcta aireación del espacio, se deposita sobre la superficie de las estructuras. Tal humedad, al encontrarse con una superficie más fría, es higiénicamente peligrosa ya que empeora el clima
del espacio y produce daños, como desprendimientos y deterioro de la tapicería, hinchamiento y levantamiento de la madera, formación
de manchas y de moho en las paredes.

Permeabilidad al vapor de agua 

pantallasymenbranas2

La permeabilidad al vapor de agua de los materiales y de los paquetes aislantes es un factor de gran importancia en todas las estaciones para garantizar la salubridad de los mismos materiales, así como su correcto funcionamiento. En invierno, particularmente, el aire caliente del interior de las habitaciones tiene la capacidad de contener mucha más humedad en comparación al aire frío externo; Esta situación, crea una diferencia de presión parcial que tiende a hacer migrar el vapor interno hacia el exterior a través de las estructuras.

En este punto es importante dejar pasar la mayor parte de vapor posible a través del paquete, impidiendo también que este vapor quede retenido en el paquete y, por consecuencia, evitando la condensación y la formación de agua, moho y hongos. Para garantizar una correcta permeabilidad al vapor de agua, es importante el uso de una pantalla que dosifique la entrada de vapor en el paquete, para no sobrecargarlo de humedad, así como también es importante el uso de las membranas transpirables de protección al exterior que, además de impermeabilizar y proteger frente al agua y viento, consienta la evacuación total del vapor que procede del interior.

Resumiendo

El fenómeno físico natural clave para conseguir un equilibrio en el nivel de humedad es la permeabilidad al vapor de agua. El vapor que transita a través de los materiales no causa daño alguno; El vapor que permanece en el interior de los materiales puede causar:

• formación de condensación en el interior de la estructura;
• reducción de la capacidad aislante de los materiales;
• deterioro de los materiales con el paso del tiempo;
• formación de moho y de hongos perjudiciales para la salud.

logo

 

 

Contacto

 

Dirección: Polígono de Pocomaco, sector A, nave 10 Mesoiro-La Coruña

Email: [email protected]

Tel: 670 300 399